ShadowScapes Tarot

Bienvenidos a un mundo de sueños.

Autoras: Stephanie Pui-Mun Law (ilustraciones) y Barbara Moore

Texto de: Octavio Déniz

Cómpralo en: Amazon.es / Amazon.com

Stephanie Pui-Mun Law es una pintora e ilustradora estadounidense que trabaja fundamentalmente con acuarela. Sus obras tienen un toque surrealista, fantástico, con clara inspiración en el arte oriental, que se nota muy claramente en este Tarot diseñado por ella.

Su arte se puede apreciar en su página web ShadowScapes.

La atmósfera de este Tarot es completamente onírica, y en las imágenes se mezclan todo tipo de seres, reales e imaginarios, para componer escenas de gran belleza. Abundan las mariposas, las aves, pero también zorros, monos, duendes, unicornios, dragones…

Los colores son variaciones de tonos pastel muy delicados, con fondos difuminados que ayudan a crear el escenario de sueños en el que la creadora pretende introducirnos. En general, las cartas tienen una sensibilidad muy «femenina», transmiten paz y buenas sensaciones. No hay casi nada oscuro en este Tarot.

Los arcanos mayores son muy imaginativos, y se separan en muchos puntos de la iconografía habitual del Tarot (lo cual se agradece). Por ejemplo, El Loco es una mujer en la cúspide de una edificación muy peculiar, acompañada por un zorro. El Mago tiene alas y maneja bolas de energía. La Sacerdotisa vuela con su granada y su lechuza. El Sumo Sacerdote es como un viejo árbol sacado del Señor de los Anillos. El Carro representa a una mujer triunfante en un vehículo que corre sobre las aguas, tirado por unicornios.

Me gusta el Colgado, besando a un hada. O la Muerte, representada por un Ave Fénix majestuosa. El Diablo intentando atrapar los corazones. La Luna entre hongos, mirándose en su propia máscara. Y ese Mundo que nos abre a un nuevo universo. Cada carta es hermosa, cada una nos invita a mirar todos sus detalles. Cada carta nos hace pensar.

Todas son deslumbrantes.

El arcano menor sigue el esquema Rider-Waite-Smith con variaciones interesantes. Pero cualquier persona que conozca ese estilo, puede empezar a interpretarlas desde el primer momento. Creo que hay que valorar el empeño creativo de la autora por ofrecer algo que sea reconocible, y al mismo tiempo, personal y novedoso. Además, no baja el listón con respecto a los arcanos mayores.

Cada palo sigue un esquema de colores diferenciado y las cartas cortesanas son las usuales. Aun así, merece la pena disfrutar de estos naipes por la extraordinaria creatividad desplegada.

El reverso de las cartas muestra un patrón que permite las lecturas invertidas. Y como suele suceder con las cartas editadas por Llewellyn, el material es de calidad.

El librito que acompaña al Tarot es decepcionante (como casi siempre), apenas unos significados estándar de las cartas y varias tiradas simples. Ni una página dedicada a hablar de la autora, de su motivación a la hora de crear este Tarot, de su simbología. Pero no nos puede sorprender. Esta es la tendencia de muchos tarots contemporáneos, más interesados en ofrecer una experiencia estética que un conocimiento que nos ayude a amar más las cartas.

En todo caso, se trata de un mazo de gran belleza, que merece la pena revisar y con el que pasar buenos momentos de entretenimiento. Recomendado especialmente para coleccionistas o para aquellas personas que disfruten con la estética de la creadora (entre los que me encuentro).

Este Tarot es una auténtica obra de arte.

Copyright de las Imágenes: Llewellyn Publications (Minnesota, Estados Unidos)

Los Comentarios están cerrados.